¿Cuándo haces oración te distraes mucho? Esto es para ti

 

La Iglesia nos comparte algunos consejos para poder combatir nuestras distracciones

 

En muchas ocasiones me ha pasado que cuando estoy haciendo oración me distraigo mucho, mi mente comienza a pensar en otras cosas y dejo de prestarle atención a lo que estoy haciendo en ese momento. Incluso, he pensado que es mejor no seguir y abandonar la oración. ¿Te ha pasado? ¿Qué debemos hacer?Vamos a ver.

 

Primero habrá que distinguir si nuestras distracciones son voluntarias o involuntarias. Las últimas llegan solas, nacen en nuestra mente en cualquier momento; ya sea cuando hacemos oración, al rezar el rosario o al participar de la Eucaristía. Éstas no se pueden evitar y experimentarlas no significa pecar. Por otro lado, las voluntarias, son aquellas a las que nosotros les abrimos las puertas, queremos experimentarlas y las buscamos. No llegan por sí solas y como tal sí nos apartan de Dios, por lo que llevan consigo una falta.

 

La Iglesia, a través del Catecismo en el número 2729, nos comparte algunos consejos para poder combatir nuestras distracciones:

 

1.-No las persigas: Dice textual: “Dedicarse a perseguir las distracciones es caer en sus redes”. Si nos proponemos analizar el porqué de su presencia y profundizamos más y más en su origen, sin darnos cuenta habremos caído en la trampa, pues nuestra mente terminará por centrarse totalmente en la distracción y no en Dios.

 

2.-Vuelve a tu oración: Si caímos presas de la distracción será suficiente con re direccionar nuestra mente y nuestro corazón a nuestra oración, a ese momento de encuentro con el Señor.

 

El artículo que citamos del Catecismo también dice: “La distracción descubre al que ora aquello a lo que su corazón está apegado”. Será bueno entonces preguntarnos,cuando hacemos oración, ¿la hacemos con el corazón y la mente puestos en el Señor o sólo tenemos la mente más no el corazón? Podemos caer en el error de que nuestra oración sea solamente repetir y repetir palabras como si fuera un monólogo aprendido. Debemos también reconocer que en muchas ocasiones damos más importancia a las cosas del mundo que a las de Dios.

 

Propongámonos fortalecer nuestro amor por Dios, que se encuentre libre de toda preocupación o pensamiento que pueda apartarnos del encuentro con Él. Antes de comenzar a orar, pidamos con humildad que nos ayude a centrarnos en su presencia con la mente y el corazón. Con nuestras propias palabras, las palabras del alma.

 

San Alfonso María de Ligorio escribe que “si tienes muchas distracciones durante la oración, puede ser que al diablo le moleste mucho esa oración”, y ya lo creo, pues la intención del enemigo es que nuestro encuentro con el Señor no se lleve a cabo, que por las distracciones y pendientes del mundo nos olvidemos de nutrir nuestra alma de Dios.

 

San Juan XXIII decía: “el peor rosario es el que no se reza”. Aunque las distracciones siempre lleguen a tu puerta y te hagan perder por un momento la concentración en tu oración, no decaigas, vuelve a comenzar tu diálogo y aprovéchalas. Si quizás te distraes por alguna situación de dolor o tristeza que estás viviendo, pídele con mayor intención al Señor, que te haga experimentar la paz que tu corazón necesita.

 

 Por: Daniel Alberto Robles Macías | Fuente: ConMasGracia.org 

Eduquemos a nuestros hijos en la humildad

5 Tips para educar a nuestros hijos en la humildad.

 

La humildad es el cimiento, la base y fundamento de todas las virtudes, la sal y la vida de ellas. La humildad es contraria a la soberbia. Sin humildad no puede haber obediencia.

 

La humildad lleva a la docilidad, que no es lo mismo que la dejadez o sumisión, tampoco significa dejar que los demás pasen primero o sobre nosotros.

 

La humildad es, simplemente, la virtud que hace conocer y aceptar las propias limitaciones y debilidades y permite obrar con el prójimo, de acuerdo con este conocimiento y sirve para llegar a la Paz Interior.

 

¿Cuánta falta le hace a nuestro mundo personas con estas características? Y nosotros tenemos en nuestras manos la posibilidad de formar a nuestros hijos para que lo sean, por eso hoy te quiero compartir mis 5 Tips para educar a nuestros hijos en la humildad.

 

PRIMERO. Ayuda a tus hijos a conocerse.

 

“Humildad es andar en verdad” es por esto que es súper importante que nuestros hijos se conozca muy bien, que se den cuenta de sus capacidades y sus debilidades.

 

Es importante decir que si encontramos que nuestros hijos tienen muchas cualidades no actúen de forma prepotente o creyéndose superiores a los demás y mucho menos que vean a los demás como poca cosa ya que esas actitudes son contrarias a la humildad.

 

Si un niño se conoce estará seguro de sí mismo y entonces tratará a los demás con amabilidad, compasión y ternura.

 

Cuando mis hijos, ahora que son adolescentes, se comportan con soberbia; los hago que reflexionen y se den cuenta de sus actos.

 

Casi siempre reaccionan positivamente y cambian de actitud. En todos los casos me dicen que no se habían dado cuenta de su forma de actuar, es por eso que necesitamos ayudarlos; aún cuando ya sean adolescentes.

 

SEGUNDO. No exaltes demasiado las cualidades de tus hijos.

 

Si nosotros comenzamos a exaltar de más sus cualidades, nuestros hijos aprenderán a hacerlo y luego tendremos niños y jóvenes petulantes.

 

Si por el contrario les decimos que sus cualidades son un don y que los tienen para ponerlos al servicio de los demás, nuestros hijos aprenderán y tomarán esto como un estilo e vida.

 

En mi familia a veces pasa que alguno de mis hijos, por estar hormonauta, no quiere ayudar a alguno de los hermanos; yo intervengo y le hago ver que los talentos son para compartirlos con sus hermanos. A veces me entienden pronto y lo hacen, pero a veces es tanta la carga hormonal que tienen, que prefiero que se vayan un rato a su cuarto a pensar.

 

Al final del día, terminan comprendiendo que nada de lo que tienen es por sus méritos. Y deciden por sí mismos ayudar a sus hermanos.

 

TERCERO. Que aprendan a reconocer sus faltas.

 

Un punto importante y que cuesta mucho trabajo es el reconocer las faltas o los errores. Esto requiere de mucha práctica y de dominar su voluntad por lo que debemos enseñarlos a hacerlo desde pequeños.

 

Cuando logramos que nuestros hijos domen su personalidad y acepten que se han equivocado, logramos educarlos en la humildad. El punto siguiente es que ofrezcan disculpas y que reparen el daño o la falta que cometieron.

 

Esto es un gran ejercicio de voluntad que predispone la voluntad a la humildad, dejando de buscar culpables para los propios comportamientos.

 

CUARTO. Que aprendan a construir sobre sus debilidades

 

Si ya se conocen nuestros hijos, es más fácil detectar los puntos débiles que tienen, es decir, sus limitaciones.

 

Conocerlas nos ayuda a no engañarnos ni engañar a otros aparentando lo que no somos, es decir, nos ayuda a ser auténticos y a querer trabajar en mejorar cada día para superar esas limitaciones.

 

Cuando nuestros hijos van adquiriendo la virtud de la humildad se irán dando cuenta de que la vida no se un camino de rosas, pero que poco a poco podrán ir sorteando las dificultades y eso los hará vivir con plenitud y satisfacción.

 

También es bueno que hagan un plan de cómo irán corrigiendo los defectos o mejorando las debilidades. Que le pongan fecha y acciones concretas para que se pueda ir trabajando para lograrlo.

 

Nosotros podemos ayudarlos poniendo este calendario de actividades en un lugar visible en su cuarto para que lo tengan presente.

 

Si nuestro hijo es aún pequeñito, nosotros podemos ir moldeando su forma de actuar y de reaccionar para que desde temprana edad controle y modere esas limitaciones o debilidades y las convierta en fortalezas al servicio de la familia.

 

QUINTO. Que aprendan de nosotros sus papás

 

Nuestros hijos aprenden de nosotros aunque nosotros no estemos conscientes de eso. Así que debemos procurar que nuestro actos eduque en todo momento.

 

Para educarlos en la humildad es indispensable ser humildes nosotros, actuar sin prepotencia, sin vanagloria. Ser abiertos a la corrección y estar dispuestos a poner nuestros talentos al servicio de la familia y de la sociedad.

 

Nuestros hijos nos observan en todo momento y aprenderán a reaccionar de como lo hacemos nosotros.

 

Si por ejemplo, al ir al de compras, siempre peleamos y discutimos con el gerente; nuestro hijos aprenderán que los problemas se solucionan discutiendo. Pero si en cambio buscamos la mejor solución al problema, tomando en cuenta la dignidad de la personas y llegamos con el gerente en forma amable y planteamos el problema, nuestros hijos aprenderán que esa es la mejor forma de hacer las cosas.

 

Y con esto no digo que no debemos enojarnos, pero si que debemos controlarnos y llegar con amabilidad a pedir las cosas.

Nuestros hijos son el reflejo de nosotros y ojalá que logremos tener una familia humilde y dispuesta para poner sus capacidades al servicio de la sociedad. 

 

Por: Silvia del Valle | Fuente: www.tipsmama5hijos.com 

¿Qué es realmente la libertad religiosa?

¿Qué es la libertad de credo y por qué es importante promover el diálogo entre religiones?

 

Hace poco leí una encuesta que se realizó en una de las consultoras más importantes de Estados Unidos, Pew Research Center, en ella se indicaba que en el año 2016 había disminuido la libertad religiosa en el mundo. Hay cada vez más leyes, políticas y acciones encabezadas por las autoridades de los países, que restringen las creencias y las prácticas religiosas, aumentando del 25% en 2015 al 28% en 2016.

 

En resumen, hoy el hombre es menos libre a la hora de profesar un credo tanto en lo privado como en lo público. Lo que nos lleva a hacernos una simple pregunta:

 

1. ¿Qué es realmente la libertad religiosa?

Podríamos abarcar muchos elementos, pero responderemos de una manera sencilla: «Consiste en que todos los hombres deben ser libres de cualquier imposición en materia religiosa, no pueden ser obligados a obrar contra su conciencia, ni impedirles que actúen conforme a ella en privado o en público».

 

La Libertad religiosa está realmente fundada en la dignidad misma del ser humano y ha de ser reconocido jurídicamente en cualquier sociedad del mundo, de forma que llegue a convertirse en un derecho civil.

 

Luego de la 2ª Guerra Mundial, en 1948, las Naciones Unidas firmaron la Declaración Universal de Derechos Humanos, donde en el artículo 18 se menciona lo siguiente:

 

«Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia».

 

Los países firmantes eran al inicio 48 (entre ellos Argentina, Perú, y varios países europeos), se autoexcluyeron y, por lo cual no adhirieron, los países que tenían un gobierno totalitario como la Unión Soviética.

 

2. Derechos humanos en materia de libertad religiosa

Hoy son 193 países los miembros de las Naciones Unidas, que se han comprometido a aplicar los derechos humanos en materia de libertad religiosa. En varios países todavía falta mucho por crecer en este ámbito, como por ejemplo: China, Irak, Irán y Siria, donde los cristianos son perseguidos y martirizados a causa de su fe en el ámbito privado y público.

 

 

Si bien no hay muertes a causa de la fe en America Latina (o tal vez no conocidas), existe un «martirio social», las personas que practican algún credo muchas veces son mal vistas o incluso son silenciadas en la esfera pública.

 

En otros lugares la religión es «tolerada», mientras sea en el ámbito privado de la persona y esta no afecte o interfiera con nadie, pero se prohíbe que se mencione a Dios en público, un ejemplo claro de la cómo se vulnera la libertad religiosa de los ciudadanos. Se quebrantan la libertad de conciencia, que es lo más sagrado que puede tener el hombre.

 

Por eso, el poder civil debe proteger y promover los derechos inviolables del hombre, como lo es la libertad religiosa, no le es lícito imponer a los ciudadanos por medio de la violencia, el temor u otros medios, el rechazo de cualquier religión. Si éste fuera el caso, existiría el riesgo de caer en una forma de pensamiento autoritario.

 

La libertad religiosa está de acuerdo enteramente con la fe cristiana, en efecto, Cristo, que es Maestro y Señor nuestro, manso y humilde de corazón, atrajo e invitó pacientemente a los discípulos. Realizó milagros para fortalecer la fe de sus oyentes, respetando siempre la conciencia y libertad del hombre. Dio testimonio de la Verdad, pero no la impuso a nadie.

 

3. Como miembros de la Iglesia Católica debemos dar testimonio de Cristo

En los últimos años, varios papas han transitado por este camino, Juan XXIII con la encíclica Pacen in Terris, Juan Pablo II con la jornada mundial de la paz, nos recuerda: «La libertad religiosa, condición para la pacífica convivencia entre todos los hombres».

 

Benedicto XVI, en su discurso al cuerpo diplomático en el año 2011 menciona: «La libertad religiosa sufre restricciones; todavía hoy se pretende a veces que la religión sea algo meramente personal y privado. Se considera la religión, como un factor sin importancia, y se busca por diversos medios impedir su influencia en la vida social».

 

El actual Pontificado del Papa Francisco con sus gestos y encuentro con los diferentes referentes de las religiones, abriendo puentes en el diálogo interreligioso. Recordemos que en el año 2016, en la Ciudad de Asís, se reunió con los líderes de otras religiones y para pedir juntos por la paz.

 

Es propio del cristiano el poder dialogar desde la verdad con las demás religiones, todos los hombres, dotados de razón y voluntad, están impulsados a buscarla. Es importante que el hombre pueda adherirse a esa verdad y vivir según las exigencias que esta implica.

 

La verdad debe fomentarse de un modo adecuado, promoviendo el diálogo, el respeto y la caridad, no se le puede forzar a una persona a obrar contra su voluntad en materia religiosa.

 

La Iglesia católica no rechaza de lo que en las otras religiones hay de verdadero y santo, por eso, exhorta a todos los cristianos a actuar con prudencia y caridad,y a colaborar con otras religiones, dando testimonio de fe y de vida cristiana.

Las Misiones, una Bendición

El ir de misiones es un acto de entrega y amor

 

Varias Familias, jóvenes, niños se organizan para viajar a pueblos distantes de su hogar, en plenas “vacaciones” de Semana Santa para extender un mensaje a sus semejantes, donde además las condiciones de vivienda y comida no son las mejores y donde no se descansa y el trabajo es arduo y continuo. Esto podría parecer un capítulo romántico de una novela del siglo XIX, un cuento mágico lleno de aventuras o un pasaje proveniente de la imaginación de un escritor sentado en la mesa de su casa, dándole cuerda a su mente recreando situaciones difícilmente creíbles. Pero la realidad es que el salir de casa para en Semana Santa para extender el Evangelio es una tradición de 25 años o más en el tiempo, que ha logrado cambiar la historia para muchas familias que se han dado cuenta que en el dar, está la felicidad.

 

La Iglesia, siempre está necesitada de ayuda, la labor de extender el mensaje de Cristo, siempre ha sido inmensa, y hoy en este Siglo XXI en muchos países del mundo, son las familias que escuchan el mandato evangélico de “Id por todo el Mundo y Predicad el Evangelio a todas las Naciones". Un Mensaje de Cristo, que es dirigido a todos los creyentes en sus palabras y que no eximen a nadie de llevar su mensaje de Amor. La Labor de los sacerdotes no abarca todo lo que se quisiera, y por ende hacer Misiones, conlleva una gran importancia en la labor de evangelizar a nuestros semejantes apoyando a Nuestra Santa Madre Iglesia.

 

La alegría que siempre se recibe al dar nuestro tiempo a los demás es incomparable y no hay cansancio que valga, todo lo que hacemos cuando trabajamos por la causa de las almas, es poco en comparación con lo que recibimos de parte de Dios. La sentencia de Cristo, es clara,” El ciento por uno en esta vida y en la que sigue”. Dejarnos llevar por el amor a nuestros hermanos es el mejor premio que podemos recibir en el peregrinaje de esta vida hacia la Casa del Padre. Recordemos que nosotros hemos recibido cantidades de dones y bendiciones por parte de un Dios que no ha dejado de mimarnos con un cariño enorme y tan solo el regalo de la Vida que recibimos gratuitamente, es motivo como para tratar de corresponder de forma concreta tanto amor.

 

Así, el ir de misiones es un acto de entrega y amor, sin contemplaciones donde la idea es darnos totalmente a la causa del Amor total representado en las necesidades espirituales de hermanos nuestros que viven en comunidades donde la figura sacerdotal no es tan frecuente y los seglares podemos dar un empuje fuerte a la Palabra de Cristo. Recibimos mucho más de lo que damos y nuestro agradecimiento a Dios, por la oportunidad de colaborar con él en la extensión de su Reino debe ser permanente. “La mies es mucha y los obreros pocos”, una frase donde Jesús pide trabajadores para su viña, que de sol a sol piensen en lo maravilloso que es poder ser desprendidos, generosos, amables, constructores de una sociedad donde pueda reinar la buena nueva que El, nos dio hace 2,000 años y que sigue más vigente que nunca en un mundo que pide a gritos que haya hombres y mujeres capaces de hacerse uno con todos los que necesitan amor.

 

Por: Pedro Ávila | Fuente: Red de Comunicadores Católicos 

¿Qué hacer durante una visita al Santísimo?

Una guía paso a paso

 

La primera vez que fui a visitar el Santísimo tenía 8 años. Fue con motivo de mi preparación para la Primera Comunión. La hermana que nos preparaba contaba con mucha reverencia y ardor que dentro del sagrario se encontraba una puerta hacia el cielo. A los 8 años, tomé esta explicación literalmente y pensé que cuando abriera aquella puertecita podría cruzar hacia un mundo maravilloso: El cielo. Cuál sería mi desconcierto a ver la custodia con una hostia consagrada dentro. No entendí nada.

 

No solo pasa a los 8 años, tratar de entender que un pedazo (casi insignificante) de pan es el mismo cuerpo de Cristo, no es algo fácil de entender y a la vez es algo que a uno lo deja maravillado. Ir a adorar al Santísimo Sacramento, sobre todo las primeras veces, puede ser que no sea sencillo. No entendemos, nos aburrimos, no sabemos qué decir, entramos brevemente, hacemos una señal de la Cruz rápida y volvemos a salir.

 

Si supiéramos la gracia tan enorme de la Adoración Eucarística nos pasaríamos días enteros de rodillas frente al altar. Adorar al Santísimo es acompañar al mismo Jesús en el momento de su sacrificio por la humanidad. El mismo Jesús nos enseña esto, a través de santa Margarita de Alacoque (con quién inició esta práctica): «En adelante, todas las semanas, la noche del jueves al viernes, practicarás una Hora Santa, para hacerme compañía y participar en mi oración del Huerto».

 

Así pues, hoy hemos querido traerles una breve guía para ir a adorar al Santísimo.Te recomendamos que lleves contigo la Biblia o consigas un devocionario o algún libro espiritual de un santo.

 

1. Saludo inicial (entrar en silencio)

 

Ingresa en silencio y con reverencia a la iglesia o a la capilla del Santísimo. Arrodíllate con las dos rodillas frente a Él y realiza la señal de la Cruz. Recuerda que es Dios quien se encuentra en ese pedazo de pan.

 

2. Oración de preparación

 

Luego de acomodarte en una de las bancas o reclinatorios, de rodillas, realiza una oración para preparar tu corazón. Puede ser una que tú mismo hagas espontáneamente o una que saques de algún devocionario. Te recomendamos esta oración del S.S. Pio XII:

 

«Oh Dulcísimo Jesús, que escondido bajo los velos eucarísticos, escuchas piadoso nuestras súplicas humildes, para presentarlas al trono del Altísimo, acoge ahora los anhelos ardientes de nuestros corazones. Ilumina nuestras inteligencias, reafirma nuestras voluntades, revitaliza nuestra constancia y enciende en nuestros corazones la llama de un santo entusiasmo, para que, superando nuestra pequeñez y venciendo toda dificultad, sepamos ofrecerte un homenaje no indigno de tu grandeza y majestad y adecuado a nuestras ansias y santos deseos. Amen».

 

3. Lectura espiritual y meditación

 

La puedes escoger en ese mismo momento, pero también es conveniente que leas el Evangelio del día, o escojas una lectura de tu devocionario. Luego de esta lectura haz silencio y medita lo que acabas de leer. Es importante que en este momento trates de silenciar tu mente y tu corazón para escuchar lo que Dios te dice. El silencio es aquella puerta que predispone al alma para escuchar. Si lees una escena del Evangelio puedes imaginarte la escena y meditar sobre lo que te dice, sobre cómo participas tú y sobre los sentimientos y pensamientos que esta lectura suscita en tu corazón.

 

4. Escribe

 

Esta es una práctica personal que sirve mucho. Puedes llevar un diario del Santísimo donde escribas algunas meditaciones de lo que acabas de pensar y sentir. Esto es como una ayuda memoria para tu vida espiritual y te recuerda los momentos que, al lado del mismo Dios, acabas de vivir. Volver a nuestros encuentros con el Señor nos fortalece en los momentos difíciles. 

 

5. Ora 

 

Luego de tu meditación puedes rezar un rosario, el vía crucis, alguna oración sobre la Eucaristía o la Liturgia de las horas (esto último de acuerdo a la hora en que te encuentres).

 

6. Realiza una comunión eucarística o la estación eucarística

 

Frente al Santísimo expuesto puedes recibirlo en tu corazón realizando una comunión espiritual. Esta comunión es también válida si por algún impedimento no puedes recibir el sacramento de la Eucaristía. Te dejamos esta oración, que no es la única (existen otras más que puedes consultar). Luego de la comunión espiritual puedes realizar la llamada Estación ante el santísimo que consiste en rezar cinco veces el padrenuestro, el avemaría y el Gloria en memoria de las cinco llagas de Jesús crucificado y un padrenuestro más por las intenciones del Santo Padre.

 

«Creo, Jesús mío, que estás real  y verdaderamente en el cielo y en el Santísimo Sacramento del Altar. Os amo sobre todas las cosas  y deseo vivamente recibirte dentro de mi alma, pero no pudiendo hacerlo  ahora sacramentalmente, venid al menos  espiritualmente a mi corazón. Y como si ya os hubiese recibido,  os abrazo y me uno del todo a Ti. Señor, no permitas que jamás me aparte de Ti. Amén».

 

7. Oración Final (alabanzas de desagravio)

 

Al terminar tu adoración realiza una oración de despedida, puede ser propia o también del devocionario. Agradece por el momento vivido, ofrece la adoración por alguien necesitado y pide lo que necesites. Así también puedes decir las alabanzas de desagravio que son oraciones que tiene la finalidad de luchar contra el mal del mundo: 

 

«Bendito sea Dios. 

Bendito sea su santo Nombre. 

Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre. 

Bendito sea el nombre de Jesús. 

Bendito sea su Sacratísimo Corazón. 

Bendita sea su Preciosísima Sangre. 

Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar. 

Bendito sea el Espíritu Santo Paráclito. Bendita sea la excelsa Madre de Dios, María Santísima. 

Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción. 

Bendita sea su gloriosa Asunción. 

Bendito sea el nombre de María Virgen y Madre. 

Bendito sea San José, su castísimo Esposo. 

Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos. 

Amén».

 

Por: Silvana Ramos | Fuente: Catholic-link.com 

ROSARIO DE LA AURORA

 

Las tradiciones, costumbres y la fe no se pueden ocultar y dejar en la historia de nuestros pueblos,  la Fundación Rema Candelaria, resalta y  agradece a los feligreses que siguen y como se rescato hace unos años atrás, por parte de los Regidores Marianos, un peregrinar de nuestros abuelos, el Rosario de la Aurora, hoy con estas imagenes damos fe de que Candelaria es un pueblo Mariano y que cada año, como es tradición,  se inicia la novena de la Virgen con la madrugada del Rosario de la Aurora en honor a nuestra Patrona en su advocación Nuestra Señora de la Candelaria. 

 

FUNDACIÓN REMA CANDELARIA

Historia del Rosario

 

 

En la antigüedad, los romanos y los griegos solían coronar con rosas a las estatuas que representaban a sus dioses como símbolo del ofrecimiento de sus corazones. La palabra "rosario" significa "corona de rosas". 

 

Siguiendo esta tradición, las mujeres cristianas que eran llevadas al martirio por los romanos, marchaban por el Coliseo vestidas con sus ropas más vistosas y con sus cabezas adornadas de coronas de rosas, como símbolo de alegría y de la entrega de sus corazones al ir al encuentro de Dios. Por la noche, los cristianos recogían sus coronas y por cada rosa, recitaban una oración o un salmo por el eterno descanso del alma de las mártires. 

 

La Iglesia recomendó rezar el rosario, el cual consistía en recitar los 150 salmos de David, pues era considerada una oración sumamente agradable a Dios y fuente de innumerables gracias para aquellos que la rezaran. Sin embargo, esta recomendación sólo la seguían las personas cultas y letradas, pero no la mayoría de los cristianos. Por esto, la Iglesia sugirió que aquellos que no supieran leer, suplantaran los 150 salmos por 150 Avemarías, divididas en quince decenas. A este "rosario corto" se le llamó "el salterio de la Virgen". 

 

A finales del siglo XII, Santo Domingo de Guzmán sufría al ver que la gravedad de los pecados de la gente estaba impidiendo la conversión de los albigenses y decidió ir al bosque a rezar. Estuvo en oración tres días y tres noches haciendo penitencia y flagelándose hasta perder el sentido. En este momento, se le apareció la Virgen con tres ángeles y le dijo que la mejor arma para convertir a las almas duras no era la flagelación, sino el rezo de su salterio. 

 

Santo Domingo se dirigió en ese mismo momento a la catedral de Toulouse, sonaron las campanas y la gente se reunió para escucharlo. Cuando iba a empezar a hablar, se soltó una tormenta con rayos y viento muy fuerte que hizo que la gente se asustara. Todos los presentes pudieron ver que la imagen de la Virgen que estaba en la catedral, alzaba tres veces los brazos hacia el Cielo. Santo Domingo empezó a rezar el salterio de la Virgen y la tormenta se terminó. 

 

En otra ocasión, Santo Domingo tenía que dar un sermón en la Iglesia de Notre Dame en París con motivo de la fiesta de San Juan y, antes de hacerlo, rezó el Rosario. La Virgen se le apareció y le dijo que su sermón estaba bien, pero que mejor lo cambiara y le entregó un libro con imágenes, en el cual le explicaba lo mucho que gustaba a Dios el rosario de Avemarías porque le recordaba ciento cincuenta veces el momento en que la humanidad, representada por María, había aceptado a su Hijo como Salvador. 

 

Santo Domingo cambió su homilía y habló de la devoción del Rosario y la gente comenzó a rezarlo con devoción, a vivir cristianamente y a dejar atrás sus malos hábitos. 

 

Santo Domingo murió en 1221, después de una vida en la que se dedicó a predicar y hacer popular la devoción del Rosario entre las gentes de todas las clases sociales para el sufragio de las almas del Purgatorio, para el triunfo sobre el mal y prosperidad de la Santa Madre de la Iglesia. 

 

El rezo del Rosario mantuvo su fervor por cien años después de la muerte de Santo Domingo y empezó a ser olvidado. 

 

En 1349, hubo en Europa una terrible epidemia de peste a la que se le llamó ¨la muerte negra" en la que murieron muchísimas personas. 

 

Fue entonces cuando el fraile Alan de la Roche, superior de los dominicos en la misma provincia de Francia donde había comenzado la devoción al Rosario, tuvo una aparición, en la cual Jesús, la Virgen y Santo Domingo le pidieron que reviviera la antigua costumbre del rezo del Santo Rosario. El Padre Alan comenzó esta labor de propagación junto con todos los frailes dominicos en 1460. Ellos le dieron la forma que tiene actualmente, con la aprobación eclesiástica. A partir de entonces, esta devoción se extendió en toda la Iglesia. 

 

¿Cuándo se instituyó formalmente esta fiesta? 

 

El 7 de octubre de 1571 se llevó a cabo la batalla naval de Lepanto, en la cual los cristianos vencieron a los turcos. Los cristianos sabían que si perdían esta batalla, su religión podía peligrar y por esta razón confiaron en la ayuda de Dios a través de la intercesión de la Santísima Virgen. El Papa San Pío V pidió a los cristianos rezar el rosario por la flota. En Roma estaba el Papa despachando asuntos cuando de repente se levantó y anunció que la flota cristiana había sido victoriosa. Ordena el toque de campanas y una procesión. Días más tarde llegaron los mensajeros con la noticia oficial del triunfo cristiano. Posteriormente, instituyó la fiesta de Nuestra Señora de las Victorias el 7 de octubre. 

 

Un año más tarde, Gregorio XIII cambió el nombre de la fiesta por el de Nuestra Señora del Rosario y determinó que se celebrase el primer domingo de Octubre (día en que se había ganado la batalla). Actualmente se celebra la fiesta del Rosario el 7 de Octubre y algunos dominicos siguen celebrándola el primer domingo del mes. 

 

¿Por qué se llaman "misterios" las estaciones del Rosario?

¿Te has hecho esta pregunta? Aquí está la respuesta que buscabas

 

Entre las diferentes acepciones con los cuales podemos definir la palabra misterio, encontraremos múltiples opciones, sin embargo aquí presentamos la definición que mas se ajusta a la respuesta que buscamos: “Cada uno de los pasos de la vida, pasión y muerte de Jesucristo, cuando se consideran por separado”.

 

El termino misterio pasó a designar las imágenes de Jesucristo, y, cuando la imaginería mostraba una serie de imágenes con las diversas etapas de su vida, se designó “misterio” a cada una. De ahí pasó al rosario.

 

Los misterios Gozos son aquellos que “narran desde la Anunciación del Arcángel Gabriel a la Virgen y recorren la infancia de Jesús”.

 

Los misterios de Dolorosos “narran la Pasión y muerte de Jesús en la Cruz”.

 

Los misterios de Gloriosos “narran desde la Resurrección y Ascensión de Jesús, la venida del Espíritu Santo y la Asunción de la Virgen y su Coronación en los cielos”.

 

Por ultimo, los misterios de la Luz o luminosos que “completan el camino de la Redención contemplan el bautismo de Jesús, las Bodas de Caná (la familia), la Transfiguración y finalmente el gran misterio de la Institución de la Eucaristía”. 

 

 

Guía para rezar el Santo Rosario

 

Tras una oración introductoria, se enuncia el “misterio” que corresponda, por ejemplo, en el primer misterio: “La Encarnación del Hijo de Dios”.

 

Después de una breve pausa de reflexión o de un ofrecimiento personal, se rezan: “un Padre nuestro, diez Avemarías y un Gloria”.

 

 

Por: Verónica Palacio | Fuente: pazestereo.com 

Ir al Inicio
Ir al Inicio
Nombre: República de Colombia Capital: Bogotá Idiomas oficial: Español. Población: Estimación 2017: 49,164.856 Hab., Superficie: 1.141.748 km2 Moneda: Peso (COP)
Nombre: República de Colombia Capital: Bogotá Idiomas oficial: Español. Población: Estimación 2017: 49,164.856 Hab., Superficie: 1.141.748 km2 Moneda: Peso (COP)
Escudo de Colombia
Escudo de Colombia
no

          

TEMAS

PERIÓDICO HOY

COMUNÍCATE AQUÍ CON NOSOTROS

Dirección: Cl 12 8 62

Candelaria, Valle del Cauca

Tel: 2600232-3113213849

email:

fundacion_rema@hotmail.com

fundacionremacandelaria@gmail.com

SEÑOR DE LA MISERICORDIA

EN TI CONFIÓ
EN TI CONFIÓ

TIEMPO

Booked
+31
°
C
+31°
+22°
Cali
Jueves, 20
Viernes
+24° +20°
Sábado
+24° +20°
Domingo
+23° +18°
Lunes
+23° +19°
Martes
+22° +18°
Miércoles
+22° +18°
Previsión para 7 días

IMAGEN DE NTRA. SRA. DE LA CANDELARIA

Imagen Ntra.Sra. de la Candelaria
Imagen Ntra.Sra. de la Candelaria

TEMPLO DE CANDELARIA

Templo de Ntra.Sra.de la Candelaria
Templo de Ntra.Sra.de la Candelaria

GRACIAS  A:

Mayaguez S.A.

Familia Correa Borrero

Cafe Aguila Roja.

Pasta Nuria.

Cpea Ctro de prueba/ Enseñanza Automovilística

 S.G. Logistica Internacional

Banco de Bogotá

Juegos Pirotecnicos el Grillo.

Comunidad de Candelaria.

AFICHE 2018

Diseño: Jabama
Diseño: Jabama

AFICHE 2017

Diseño: Jabama
Diseño: Jabama

AFICHE 2016

Diseño:Jabama
Diseño:Jabama

AFICHE 2015

Diseño: Jabama
Diseño: Jabama

AFICHE 2014

Diseño: Jabama
Diseño: Jabama

AFICHE 2013

 Diseño: Anderson Puerto Goyez
Diseño: Anderson Puerto Goyez

AFICHE 2012

Diseño: Jabama- AS Publicidad Integral
Diseño: Jabama- AS Publicidad Integral

AFICHE 2011

DISEÑO  J.WILSON LARRAHONDO V.
Diseño: Jose Wilson Larrahondo V.


AFICHE 2010

BUSCAMOS PATROCINIO
Diseño: Pablo Verastegui

AFICHE 2009

Diseño: Wilson Larragondo V.
Diseño: Wilson Larragondo V.
Bandera del Municipio de  Candelaria, Valle del Cauca, Colombia.  Otros nombres: Remanso de paz.   Eventos históricos    • Fundación 2 de febrero de 1545​  • Elección 2 de febrero de 1864.  Población (2017)    • Total 84 129 hab.2​  • Urbana 23 625 hab.
Bandera del Municipio de Candelaria, Valle del Cauca, Colombia. Otros nombres: Remanso de paz. Eventos históricos • Fundación 2 de febrero de 1545​ • Elección 2 de febrero de 1864. Población (2017) • Total 84 129 hab.2​ • Urbana 23 625 hab.
Escudo de Candelaria, Candelaria es un municipio colombiano ubicado en el departamento del Valle del Cauca. se encuentra a 28 km de Cali. Gentilicio: Candelareñ@.        Superficie: 303 km².   Tiempo: 32 °C, viento del NO a 21 km/h, humedad del 55 %
Escudo de Candelaria, Candelaria es un municipio colombiano ubicado en el departamento del Valle del Cauca. se encuentra a 28 km de Cali. Gentilicio: Candelareñ@. Superficie: 303 km². Tiempo: 32 °C, viento del NO a 21 km/h, humedad del 55 %
Concejo Municipal 2009
Concejo Municipal 2009

CONVERTIDOR MONEDA

IR AL INICIO
IR AL INICIO